El entrenador compareció en la previa del encuentro de este miércoles.

Álvaro Cervera deja atrás la Copa del Rey pero quiere que se aprenda de lo sucedido: “Me hubiese gustado ir a Logroño y hacer un partido completo, pero nos volvió a pasar que el partido se complicó con una única acción del rival”. Por eso cara a la competición liguera pide que se convierta en una enseñanza: “Nos pasa más de una vez, tenemos la secuela de Fali, y ahora debemos centrarnos en la liga”.

El técnico cree que en el inicio de año “estamos un poco atascados y necesitamos un poco más”. A eso se une las bajas que habrá para recibir al Mirandés, seguras las de Fali, Sergio Sánchez, Jurado, Salvi, Marcos Mauro, Garrido y Quezada; estos dos últimos por sanción.

A la espera de saber el alcance de la lesión de Fali, el entrenador busca opciones: “Tenemos a Cala, Rhyner, Marcos Mauro, Sergio Sánchez y Sergio González. Hasta que no sepamos el diagnóstico, no sabemos qué haremos”.

Si algo tiene claro pare recibir al Mirandés es que “no es un equipo para jugarles alegremente”. Hacía un análisis de su evolución: “Empezó en la categoría un poco despistado, pero en cuanto han cogido un once y una forma de juego, son muy peligrosos. Quizás fuera de casa más que en casa. Saben a lo que juegan a base de control y pase. Si los tratamos de tú a tú podemos conseguir un partido igualado con opciones de ganar”.

El entrenador espera poner fin a la racha como local: “Cualquier objetivo se consigue en casa, ya sea por arriba o por abajo. Hay que ser fuertes en Carranza para llegar todo lo arriba que podamos”.