Lvictoria del Cádiz CF en el minuto 100 de partido, con otro tanto de Álex, no sólo le deja como un líder sólido sino que iguala un comienzo de liga propio en Segunda División que no se daba desde hace más de cincuenta años, concretamente en 1962, último año en el que los amarillos arrancaron con cuatro victorias consecutivas el campeonato liguero.

Con un poco de fortuna pero con unos arrestos increíbles, mostrando una agresividad y ambición hasta el último minuto que hacía tiempo no se veían por Cádiz, los de Cervera suman 12 puntos y están en lo más alto de la tabla clasificatoria con un juego claro y conciso, sin adornos, sin pudor a mostrar a lo que juegan pero con un olfato goleador de la segunda línea que le ha permitido igualar un récord sólo conseguido en la categoría de plata.

En aquella temporada 62/63 el Cádiz arrancó de manera poderosa, tanto que sumaron una quinta victoria también consecutiva, récord que para igualarlo esta temporada, tendrá que ser venciendo a todo un Girona, próximo visitante de Carranza. Hace 57 años fue el CD Mestalla quien cayó ante el Cádiz en la quinta jornada de liga y, por tanto, es el año que marca el mejor inicio liguero amarillo de su historia..

Porque ni en Segunda B ni en Primera División consiguió el Cádiz un arranque como el actual y el de 1962Cerca estuvo en Segunda B de conseguirlo, en 2010, donde sumó cinco victorias y un empate en los primeros seis partidos disputados pero ese empate en la jornada tres fue determinante.

El actual Cádiz, el de Cervera, tiene acostumbrados a sus seguidores a rachas muy positivas y también muy negativas. Por ejemplo, en estos últimos años en Segunda, ha llegado a sumar siete victorias consecutivas (entre la jornada 12 y la 19 en 2017) pero también rachas negativas sin conocer la victoria como en el inicio de la temporada pasada donde los cadistas vencieron en el debut al Almería en Carranza pero no volvieron a sumar una victoria hasta la jornada 11, justo primera victoria que arrancó otra racha de siete victorias consecutivas.

Pero a pesar de todo, no se lanzan campanas al vuelo puesto que son los finales de liga lo que el Cádiz tiene que corregir y donde se cumplen los verdaderos objetivos. Tanto Cervera como el club y los jugadores saben que de nada sirve ser líder en la jornada cuatro, vencer de manera consecutiva como este viernes, si luego llegas al final de liga y no eres capaz de conseguir ninguna victoria en los últimos siete encuentros como la temporada pasada o la racha de una única victoria conseguida en los últimos once encuentros de la 2017/2018.