El futbolista del Cádiz C.F., Rober Correa, ha sido detenido como un presunto autor de un delito de daños tras participar, mientras iba acompañado de otros jóvenes (uno de ellos el también cadista Ager Aketxe), en un altercado en el parking subterráneo situado frente al Hospital Puerta del Mar tras empatar contra el Lugo el pasado 16 de marzo.

Según fuentes de la Policía Nacional, el investigado dejó inservible el cajero del aparcamiento tras miccionar en el suelo del aparcamiento. El lateral pacense, en aparente estado de embriaguez, provocó unos daños que la compañía cifra entre 4.000 y 5.000 euros en la máquina.

La detención, producida el pasado martes, fue posible gracias a la grabación de las cámaras de seguridad situadas en el parking de la capital gaditana. Tras prestar declaración en la Comisaría Provincial, fue puesto en libertad con cargos a la espera de la citación judicial pertinente. Además, según las mismas fuentes, si resarce los daños y asume la multa correspondiente la pena será insignificante.

Esta situación llega en medio de las conversaciones por la renovación del ex del Elche por el conjunto amarillo. Correa, que está contando con un papel fundamental en la zaga cadista, quiere prolongar su contrato y está feliz en la ciudad, el club cuenta con él y las partes deberían llegar a un acuerdo. Sin embargo, su vinculación finaliza en junio y aún no hay nada firmado.

Comunicado oficial del Cádiz

El club ha hecho público un comunicado con respecto al incidente del futbolista:

El Cádiz Club de Fútbol ante las distintas noticias el respecto quiere poner de manifiesto lo siguiente:

1. Que la pasada semana fue emplazado en las oficinas del Club el jugador Rober Correa para comparecer en dependencias policiales, lo que hizo el pasado martes. Allí fue notificado de la apertura de una investigación sobre presuntos daños por hechos acontecidos el pasado mes de marzo.

2. Que independientemente de la calificación y de las resoluciones judiciales que al respecto se dicten, a las que nos remitimos y respetamos pero que en todo caso dependerán del resultado de la posible instrucción, el Cadiz CF quiere poner de manifiesto que al citado jugador le ampara, como a cualquier otro ciudadano, la presunción constitucional de inocencia, al dictado de la C.E. A tal fin queremos salvaguardar la intimidad del mismo y de las personas que le pudieran haber acompañado, ya que se trata de una acción llevada a cabo dentro del ámbito privado de la vida de las personas implicadas, máxime cuando no existe resolución judicial alguna al respecto.